You are currently browsing the Jorge Maldonado MD. blog archives for junio, 2010.

Categorías

Archivo para junio, 2010

Cualquier reforma del sistema de salud debe contemplar la satisfacción del profesional

Miércoles, junio 16, 2010 - 09:06 PM  Publicado por admin

A manera de prólogo reiteramos opiniones expresadas con anterioridad. Todos los países del mundo y los de nuestra región en particular, requieren que el sistema de salud se base en la atención primaria, ejercida y ejecutada en el ámbito ambulatorio y en el hogar por médicos y profesionales afines generales.

En la medida en que se amplíe la cobertura de salud con miras a alcanzar universalidad, se requerirán más profesionales generales. Se ha demostrado que la mitad de las consultas son atendidas por médicos generales.

Los médicos generales deben manejar los casos de diabetes, hipertensión, obesidad, infecciones agudas habituales virales y bacterianas y proveer exámenes generales y atender cirugías menores y procedimientos diagnósticos de consultorio.

En el diario quehacer deben ser responsabilidad de los médicos generales las enfermedades crónicas como artritis reumatoide, epilepsia, depresión, EPOC, asma y angina de pecho.

El espectro de actividades se amplía a la atención de niños y gineco-obstetricia si no hay en el sitio pediatras y gineco-obstetras, dos variantes de médicos generales.

El sistema de salud ha fallado porque si bien se dice que se “priorizará la atención primaria ambulatoria y de bajo costo y se privilegiará la prevención”, tareas todas a cargo de los médicos generales y del equipo de atención primaria, los generalistas han sido la cenicienta del paseo.

Es necesario, absolutamente fundamental, que se mejoren las condiciones de trabajo de los profesionales de atención primaria.

Los médicos, como todos, merecen salarios adecuados con las debidas prestaciones sociales (no a través de mezquinas cooperativas de trabajo asociado). Se debe reconocer la importancia de la labor que desarrollan y dotarlos de recursos físicos, equipos, insumos y de otros elementos para que puedan ejercer con dignidad.

Asimismo le incumbe al sistema de salud, lo hemos dicho de manera incesante durante años, la educación médica continua y la capacitación de los profesionales. Sin educación continuada no puede haber conocimiento renovado y sin conocimiento no puede haber calidad.

Por otra parte, debe reconocerse cuanto antes que consultas de 10 minutos no permiten ejercer de manera apropiada. Hay que buscar un equilibrio entre costos, eficiencia y calidad.

Quizás más importante, el tiempo asignado para la consulta no debe ser para cumplir con tareas secretariales o administrativas que bien pueden asignarse a personal auxiliar para que el médico se concentre en ser médico. El “papeleo” le roba al paciente tiempo del médico.

La sociedad no puede seguir ignorando que hay una enorme frustración de parte de los médicos, situación anímica que necesariamente repercute de manera negativa sobre la calidad de la atención. Ello a nadie beneficia y a muchos perjudica.

Hay que reclutar a los médicos para que se conviertan todos en aliados y defensores del sistema y para que colaboren en tareas trascendentales como el uso racional de los recursos, el control de los costos y la limitación de las hospitalizaciones. Para que el médico sea proactivo en la prevención debe sentirse motivado.

Es más, el sistema debe asignar tiempo del médico al manejo integral de la enfermedad y a la prevención, por fuera de los tiempos de consulta.

Quienes tienen, por una u otra razón, la responsabilidad del sistema de salud harían bien en pensar que ese sistema no funcionará adecuadamente si los profesionales no están satisfechos.

Jorge E. Maldonado MD, PhD
Editor Publicaciones ILADIBA
Profesor Titular de Medicina

off

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin